Mujer de 24 se inseminó artificialmente en casa con un kit de 30 dólares. Deseaba ser madre sola.

El concepto de familia está cambiando. Mientras algunas mujeres eligen operarse para no tener nunca hijos, otras optan por una maternidad exclusiva.

Este es el caso de Bailey Ennis, que empezó a pensar seriamente en la idea de ser madre y buscó un donante en línea, en un sitio especializado.

“No buscaba rasgos físicos en especial. Quería alguien digno de confianza y que gozara de buena salud”, dijo Bailey.

Entonces encontró el perfil de un hombre que ya había donado su semen a una pareja LGBTQ. Después de intercambiar algunos mensajes, deciden encontrarse para asegurarse estar de acuerdo con el procedimiento.

Fuente: Bailey Ennis

“También aceptó ser mi donante en caso de que yo quisiera tener más hijos, porque quiero tener hijos que tengan lazos de sangre”, explicó Bailey.

Un kit de inseminación artificial.

Como mujer lesbiana, Bailey siempre supo que, de ser madre, tendría que recurrir a un donante. Sin embargo, era algo que también quería hacer sola.

Después de encontrar al donante adecuado, la joven buscó en un sitio especializado, un kit de inseminación artificial de 30 dólares.

El kit contiene un test de ovulación, contenedores esterilizados y jeringas. Cuando llegó al momento justo de su ciclo, se contactó con el donante.

Fuente: Bailey Ennis

“Fue muy fácil y nada extraño. Trajo su esperma y luego me ayudó a utilizarlo”, explicó.

Después de un primer intento, Bailey supo que estaba embarazada.

“Estaba loca de alegría. Era todo lo que siempre había querido en la vida”, dijo emocionada.

“Tener un bebé sola, es lo mejor que he hecho en la vida”.

Bailey Ennis dice que no podría estar más feliz y más agradecida a la vida, por haber tomado esta decisión. Su embarazo se desarrolló sin problemas y el parto fue igual.

“Tuve contracciones durante algunos días y fui a la maternidad. Y de pronto, llegó Lorenzo. Todo fue muy rápido”, contó Bailey.

Ella se siente muy orgullosa de haber hecho casi todo sola.

Fuente: IVP

“Fue maravilloso en cuanto lo vi. Tiene mi nariz, ojos grandes como los míos y mi mismo color de cabello”, dijo la orgullosa mamá.

Bailey no se arrepiente en absoluto de la decisión tomada. “Ser mamá es genial y estoy feliz de haberlo hecho sola. Me mantengo en contacto con el donante y Lorenzo sabrá quién es su padre y lo verá si así lo desea.

Definitivamente Lorenzo tendrá hermanos y hermanas cuando yo esté lista. Estoy feliz y cómoda con el hecho de ser una mamá soltera”, dijo Bailey.

El concepto de familia tradicional tal cual lo conocemos, está cambiando, pero no desaparece.

Fuente: Bailey Ennis

La familia tradicional sigue existiendo, pero también aparecen otras formas de ejercer la paternidad o la maternidad que son igual de válidas.

Lo único que debemos tener siempre presente, es que nuestros hijos necesitan el amor de un padre o una madre, independiente de cómo esté conformada la familia.