Gato es rescatado después de quedar atrapado en un lago congelado.

Siento escalofríos de sólo pensar en el miedo y el dolor que tuvo que sentir este gatito.

¿Cuánto tiempo podríamos soportar tener los pies y las manos congeladas?

Si esto sucediera, las consecuencias podrían ser irreversibles para nosotros; pero este gatito tuvo la suerte de encontrar a personas cariñosas y bondadosas que se acercaron a tenderle una mano.

Fuente: Sergey Baranov

Sergey Baranov y su esposa, viven en Zlatoust, Siberia. ¿Puedes imaginar el frío que hace en ese lugar? La temperatura puede bajar a -20ºc y ni hablar de la sensación térmica.

Ellos salieron una mañana y lo encontraron debajo de su vehículo. El pobre gatito tenía congelados hasta los bigotes.

Pero eso no era todo; cuando ellos quisieron sacarlo de allí, notaron que el pobre gatito no se podía mover. ¡Tenía sus patas congeladas!

Fuente: Sergey Baranov

Tal vez se había metido debajo del auto buscando refugio debido al intenso frío, con tanta mala suerte que sus patitas quedaron dentro de un charco de agua y el agua se congeló.

Los Baranov necesitaron 7 baldes de agua tibia para poder descongelar el hielo que tenía prisionero al gatito, hasta que pudieron liberarlo. Sus patas traseras estaban más de 6 cm enterradas en el hielo.

Fuente: Sergey Baranov

«Debe haberse metido debajo del coche por la noche, buscando un lugar cálido, se durmió y todas sus patas se congelaron por la mañana».

Él estaba petrificado. No podía moverse, pero parecía entender que estas personas bondadosas sólo querían ayudarlo. La esposa de Sergey iba y venía con el agua tibia y él lo sostenía para tranquilizarlo.

Fuente: Sergey Baranov

Cuando pudieron descongelar el hielo, lo envolvieron en una manta y lo llevaron al veterinario que inmediatamente le administró antiinflamatorios y otras medicinas.

«Siempre comprueben lo que hay bajo sus coches antes de arrancar el motor».

sergey

Milagrosamente, ese mismo día pudo caminar. Y no sólo eso, también encontró una amiga humana que lo adoptó y que contó que Semyon, que es como se llama ahora, se encuentra muy feliz en su nueva casa, disfrutando del amor de su familia.

¡Gracias eternas a Sergey y su esposa por salvarle la vida!