¿El gato sube o baja las escaleras? Este test te revela tus aspectos más ocultos.

Este desafío visual está revolucionando las redes sociales. Nadie se pone de acuerdo con lo que hace este gatito. ¿Sube o baja las escaleras?

Parece un simple problema de perspectiva, pero… no es tan sencillo decidirse por la dirección que lleva el gato.

Las opiniones están divididas. Por un lado, algunos afirman que el gato baja la escalera porque por las formas de las terminaciones de los escalones da la sensación de que se ven desde abajo.

Por otro lado, otros dicen que el gato sube, y lo aseguran por la posición en que tiene la cola, que bien sabemos, los gatos la utilizan para mantener el equilibrio y asegurar la estabilidad.

Entonces… ¿el gato sube o baja? No sabemos si hay respuesta correcta, pero sí te podemos revelar algunos aspectos de tu personalidad, según cómo interpretes este efecto visual desconcertante.

Ahora, mira la imagen, concéntrate y decide una dirección para el paseo de este gatito. ¿Sube o baja la escalera?

Después de la flecha azul, verás los aspectos de tu personalidad ocultos que revela tu elección.

El gato sube las escaleras.

Ver al gato subiendo revela una personalidad positiva frente a la vida. Eres una persona que no se deja abatir fácilmente y trata siempre de encontrar una solución a los problemas.

Eres alguien que construye, que crea y que multiplica sus chances. Por lo general, tu perseverancia te permite alcanzar los objetivos que te propones.

Sabes que el camino puede ser difícil y arriesgado, pero con una actitud positiva, una sonrisa y tu carisma natural, eres capaz de sortear las situaciones más complejas.

Tu principal virtud es ver siempre el medio vaso lleno, eres optimista y adoras “conquistar”. Es por eso que muchos te buscan cuando necesitan una palabra de aliento o ánimo para emprender una tarea.

El gato baja las escaleras.

Si ves que el gato baja las escaleras, tiendes a ser alguien un poco pesimista, aun cuando tienes todas las herramientas para lograr tus objetivos.

Tal vez se deba a que acumulaste experiencias negativas en el pasado que no siempre fueron provocadas por ti mismo, pero que de todas maneras te dejaron una herida emocional que no te deja confiar plenamente en tus capacidades.

Te cuesta confiar en la gente y abrir el corazón, pero al igual que cualquier dificultad que surge en la vida, nos deja una enseñanza y estas heridas emocionales te permiten ser más sensible a la gente y a detectar con mayor facilidad a aquellos que no te convienen.

Tu sensibilidad es también tu fuerza, porque después de haber pasado por experiencias negativas no es fácil que alguien te engañe.

No te gusta hacer las cosas sin antes pensar bien y reflexionar en todas las opciones. Eso, hace que seas asertivo y difícilmente te dejes atrapar por los aduladores.

Las personas cercanas te buscan precisamente porque sabes dar buenos consejos, sin “maquillar” los riesgos y las posibles fallas.

Fuente: CANVA

¿Qué te parecieron estas definiciones? ¿Te sientes identificada? ¡Cuéntanos en los comentarios!