Encontró manchas negras en la nariz de su bebé y lo que descubrió la dejó aterrada.

La salud de nuestros hijos es nuestra principal prioridad y motivo de preocupación, sin importar la edad que tengan; pero cuando se trata de los bebés, la inquietud es mayor, porque siendo tan pequeños no pueden explicarnos qué les sucede. Las mamás, debemos recurrir a nuestro instinto.

Fuente: Meghan Budden

Meghan es una joven madre de New Jersey que, como toda madre, especialmente primeriza, busca estar atenta a todas las necesidades de su bebé.

A veces, lo que creemos que es una buena decisión, es la peor que pudiéramos tomar. Mayormente por desconocimiento.

Meghan alimentó a su bebé como todas las noches y luego lo acostó. Al lado de su cama, encendió dos velas aromáticas, pensando en hacer un ambiente más agradable para su hijo, pero… no fue una buena decisión.

A la mañana siguiente, Meghan se disponía a amamantar a su bebé cuando vio algo oscuro en sus fosas nasales.

Fuente: Meghan Budden

Inmediatamente, tomó un hisopo de algodón y buscó qué era eso que tenía en la nariz. Con gran sorpresa, vio que se trataba de hollín. El hollín de las velas aromáticas que había dejado encendidas toda la noche.

Podemos imaginar el sentimiento de culpa de Meghan que creyó estar dando un mejor sueño a su hijo y en realidad lo hizo respirar un producto tóxico.

Cuando leyó con detenimiento la información del recipiente de la vela aromática, descubrió que advertía que sólo se podía quemar durante 3 horas seguidas como máximo. Fue enorme su pesar cuando llegó a la conclusión de que la vela había estado encendida durante casi 6 horas.

No quemar por más de 3 horas. – Fuente: Meghan Budden

Meghan y su bebé se encuentran perfectamente, pero si no hubiera detectado este problema en la nariz de su hijo, probablemente lo hubiera seguido exponiendo al grave peligro que significa el hollín de las velas aromáticas.

Sustancias dañinas.

Cuando utilizamos velas aromáticas, o inciensos aromáticos, cuidamos que no queden cerca de cortinas o almohadones, pero no siempre pensamos en las partículas peligrosas que quedan en el aire.

Un estudio realizado en Carolina del Sur reveló que las velas pueden emitir sustancias tan tóxicas y dañinas como los cigarrillos.

Fuente: CANVA

Esto se debe a que la parafina, que es la materia prima con la que se fabrican las velas, es un derivado de un aceite que, al quemarse, libera dos sustancias tóxicas: tolueno y benceno. Estas sustancias pueden provocar asma, eczemas, problemas de piel e incluso cáncer.

No estamos diciendo con esto que no se pueden usar estos aromatizadores de ambientes, sólo que es importante hacerlo en lugares ventilados y durante un tiempo prudencial, para evitar generar problemas de salud a tu familia. ¡Lee siempre las insrucciones de uso!