El primer animal que veas, revelará un dato clave de tu personalidad.

No por nada el subconsciente es el centro de los estudios de los psicólogos y de hecho, podría revelar mucho más sobre tu personalidad de lo que podemos ver a simple vista.

Pero, ¿cómo nos podríamos adentrar en las profundidades del subconsciente? Varios estudios en este campo han demostrado que la observación de imágenes es capaz de despertar recuerdos, deseos, miedos y creencias “dormidos”.

Así, por medios conscientes, especialmente al detectar un objeto concreto (animal) entre varios, se podría descifrar rápidamente el carácter de una persona.

Es por eso que te invitamos a que mires esta imagen que verás a continuación durante unos pocos segundos y que nombres el primer animal que veas.

Más abajo, podrás encontrar qué rasgos ocultos de tu personalidad te revelará este animal. ¡Esto sí que es interesante!

¿Qué animal viste primero?

Si viste una cebra…

Si lo primero que viste es una cebra, entonces puedes alegrarte, porque la gente te ve como alguien divertido, influyente y carismático. Los que te rodean se enamoran inevitablemente de tu animada personalidad y de tu contagiosa vitalidad. ¡Y no dudarían en seguirte!

Eres el mejor compañero para pasar un buen rato. Tus excelentes dotes de comunicación te permitirían desarrollar un potencial ideal para seguir una carrera en el ámbito de las ventas y el comercio.

Tu problema es la rutina… la rutina te irrita y te agota. Es por eso que siempre estás buscando nuevos retos, conocimientos y experiencias. No le temes al cambio… ¡al contrario! Con la variación, intentas darle un poco de color a tu día a día.

Si viste un gato…

Si el gato es el primer animal que se viste, es probable que las personas te consideren alguien tímido, quien no le gusta mucho charlar. Sin embargo, la verdadera razón de tu introversión es que prefieres observar una situación desde la distancia, en lugar de estar en el centro de la acción.

Es más, no te importa mucho lo que los demás piensen de ti y prefieres rodearte de personas que tengan tu misma actitud. Vives según tus propias reglas, que cumples sin excepción. Te gusta ser independiente y autosuficiente.

Si viste un pato…

¿Lo primero que viste fue un pato? Entonces eres alguien Así que eres alguien indomablemente optimista y probablemente tampoco te desanimes muy fácilmente. Para ti, el vaso nunca está ni medio lleno ni medio vacío, ¡siempre está ideal!

Prefieres vivir el momento y disfrutar plenamente de la vida. Como persona curiosa por naturaleza, te encanta explorar nuevos lugares y aprender siempre cosas nuevas.

Si viste un koala…

¿Viste un koala? ¡Qué maravillosa personalidad! Eres alguien tranquilo a quien le gusta vivir a su ritmo. Tienes el don de la amabilidad y la sensibilidad y la gente te aprecia por eso.

Eres alguien que siempre está dispuesto a escuchar y ayudar a los demás. No eres el tipo de persona a la que le gusten las multitudes y las grandes fiestas. Tu idea de una velada ideal gira en torno a una experiencia enriquecedora con una buena película o un libro en la mano.

Altruista, generoso y caritativo. Te encanta ofrecer ayuda sin pedir nada a cambio.

Si viste un elefante…

Los que ven primero al elefante, suelen describirse como auténticos y sinceros. Te preocupas por todo lo que te rodea y eres muy responsable y leal con tu familia y amigos. Todos ellos siempre pueden contar contigo. Digamos que eres la primera persona a la que recurrirían si necesitaran ayuda.

Puede llevarte más o menos tiempo, pero siempre encuentras la mejor solución a un problema; porque además de escuchar a los demás, tienes una excelente capacidad para resolver situaciones difíciles.

Este sentimiento de bienestar, es algo de lo que te alimentas a ti mismo porque si los que te rodean están bien, tú también te sentirás bien.

Si viste un oso…

Si el primer animal que viste fue un oso, entonces te caracterizas por el pensamiento lógico. Un poco conservador y tradicional, vives según tus propios valores y normas.

Callado y observador, no te gustan los lugares públicos concurridos y ruidosos. Sensible, reflexivo y diplomático, siempre buscas la armonía perfecta.

También le gusta el orden. La espontaneidad y la improvisación no es lo suyo, porque no te gustan las cosas hechas a la ligera.

Eres una persona dedicada y trabajadora, que reflexiona antes de actuar. Eres responsable y esperas lo mismo de los demás.

Si viste una jirafa…

Si en tu primera impresión viste una jirafa, entonces eres como si este mismo animal apareciera de pronto en una reunión social, ¡todos se quedarían sorprendidos!

Muy flexible, puedes adaptarse a cualquier grupo de personas y llamar rápidamente la atención. También eres alguien a quien le gusta hablar y saber de todo, lo que te permite entablar conversación con casi todo el mundo.

¿Cómo no sentirnos atraídos por una jirafa imponente? La gente se siente atraída por tu carácter desenfadado, despreocupado, pero que al mismo tiempo actúa con los pies en la tierra.

Aunque parezca que nada puede entristecerte, en realidad eres muy sensible. Leal a las personas que te rodean, esperas lo mismo a cambio. Tu desdén por la rutina te lleva a cambiar a menudo de trabajo y de aficiones.

Si viste un cerdo…

Si viste el cerdo primero, eres una persona independiente que trabaja mejor cuando la dejan en paz. ¡Odias las interrupciones!

Tienes una mente muy rápida que se mueve a cien por hora, así que no tienes tiempo de dar explicaciones a todo el mundo. Tu memoria es brillante combinada con una atención al detalle y una mente analítica, lo que te hace extremadamente eficaz en cualquier situación que requiera investigación o escrutinio.

Si viste un conejo…

Quienes hayan visto al conejo, se destacan por su espíritu creativo, así como por su energía y alegría contagiosas. Vayas donde vayas, la risa y la alegría te siguen, haciendo que todo el mundo quiera conocerte. Tu incansable sentido del humor te convierte en el centro de interés allá donde estés.

Sin embargo, esta característica tan interesante y atractiva de tu personalidad, a veces hace que algunas personas piensen que eres un poco superficial, pero eso está lejos de la verdad. Por el contrario, eres muy reflexivo, empático y te encanta hacer reír a la gente. Sin embargo… date un respiro de vez en cuando.

Si viste un león…

¿Viste al rey de la selva? Entonces esto revela tus dotes de líder que es visto por los demás como alguien con la capacidad de convencer a la gente para que se una a ellos en la persecución de un objetivo común.

¡Cuidado! No apabulles a quienes te rodean. En tu afán por emprender cosas nuevas y esperar a que otros te sigan, puedes caer en la tentación de dominar a otros. Ese no es un rasgo de líder, sin embargo, tienes todos los demás requisitos para serlo.

Para ti, un reto es simplemente una oportunidad de demostrar lo que puedes hacer y es por eso que no les tienes miedo. Eres una persona muy competitiva con un dominio extraordinario de la estrategia.

Si viste un búho.

Si lo primero que viste fue el búho, es posible que seas una persona reflexiva y analítica que prefiere trabajar de forma independiente.

El amor por la tranquilidad te hace evitar las relaciones sociales. Te gustan el orden y la organización, por lo que cualquier situación caótica puede alterarte.

Eres exigente, pero debes entender que no todos pueden seguir el ritmo de tu propia exigencia. Vas detrás del perfeccionismo y eso es algo que no existe, porque cuando se trata de personas, todos somos perfectos en nuestras imperfecciones.

A pesar de tu carácter introvertido, tu inteligencia y sentido del humor, eres un compañero agradable para los demás.

¡Cuéntanos qué animal viste primero! Queremos saber cuál fue tu resultado. Y no olvides que aquí mismo encontrarás otros acertijos visuales y test de personalidad que te harán pasar un momento divertido y de conocimiento de ti mismo.