Abandonan a cachorrito al no ser ‘vendible’. Ahora, es una estrella de internet.

¿Cómo podríamos mirar esos ojitos y no amarlo? Este perrito es un Pomerania; pero a pesar de ser de raza y de venir de un criadero, sus dueños lo entregaron a un refugio, en Oklahoma.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

¿Por qué? Simplemente porque era demasiado peludo y grande y no respondía a los cánones de belleza propios de su raza.

¡Cuánta crueldad! Los criaderos de perros sólo ven el beneficio económico que los animales pueden darles y no les importa el bienestar de los perros.

El Pomerania cachorrito quedó en el refugio, a la espera de que alguien lo adoptara, sin importarle que fuese como fuese.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

Él podía dar mucho amor como cualquier otro perro y jamás discriminaría a sus dueños por su raza, color o apariencia física.

Los Pomerania son perros muy inteligentes y les encantan los juegos y aprender cosas nuevas. Se sienten muy tristes cuando pasan mucho tiempo solos.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

El poder de Internet.

Kathe Grayson recorría páginas en Internet buscando un perro para adoptar, hasta que de pronto se cruzó con la imagen de Bertram, que es como se llama ahora.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

Inmediatamente se enamoró de esos ojitos expresivos y de su tierna “carita de oso”. En cuanto lo vio, supo que era el perro indicado para ella, a quien no le importó si parecía o no parecía un Pomerania.

Ahora, Bertram vive con Kathy en Nueva York y es muy feliz. Logró tener la familia amorosa que se merecía, después de tan injusto y cruel abandono.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

A Kathy le encanta tomarle fotos a Bertram y compartirlas en las redes sociales. Precisamente su apariencia tan particular, hizo que todos lo amaran e incluso lo compararan con el osito Paddington de la película.

Kathy trabaja en una galería de arte y todos admiran las fotos de su adorado Bertram.

Fuente: Instagram/Bertram The Pomeranian

Es una muestra más de que muchas veces la mala suerte o un hecho desgraciado, puede generar algo positivo y aun mucho mejor.

Bertram consiguió una familia maravillosa. ¡Felicidades!