Este perro tenía miedo de las personas hasta que conoció a estos ángeles.

Cuando veas en qué estado encontraron a Oscar, este perrito abandonado y enfermo, no lo podrás creer.

Es realmente un milagro que estuviera vivo cuando lo rescataron, porque el pobre Oscar estaba cubierto de sarna y otras enfermedades de la piel que, poco a poco, lo estaban matando.

Fuente: letsadopinternational

Él vivía con su madre en una casa abandonada y no salían durante todo el día, porque temían a las personas. Preferían la oscuridad y la calma de la noche para tratar de encontrar algo para comer. Y muchas veces, no tenían suerte.

Rescatistas voluntarios que participan en Let’s adopt, pudieron rescatar a Oscar, aunque les resultó muy difícil.

El pobre perrito no confiaba en nadie, tal vez como resultado de haber sido maltratado.

Fuente: letsadopinternational

Su madre escapó cuando atraparon a Oscar, pero los rescatistas se prometieron volver a buscarla.

“Lo encontramos rodeado de basura y rocas justo al lado de su madre, por ahora apenas con vida. Estaba aterrado de nosotros y trató de huir, pero nos las arreglamos. Su madre se escapó. Prometo que volveremos por ella”, informaron en su sitio web.

Fuente: letsadopinternational

Una nueva oportunidad para Oscar.

Los veterinarios no podían creer lo que veían. Oscar estaba en un estado crítico: hambriento, desnutrido, enfermo y con su piel deteriorada por la sarna y otras enfermedades, además de una severa infección en los riñones.

Parecía que nada se podría hacer, pero ellos no quisieron darse por vencidos. Lucharon con todas sus fuerzas para que Oscar se recuperara.

Fuente: letsadopinternational

También hicieron su mejor esfuerzo con su madre, cuando lograron encontrarla, ya que la madre de Oscar también tenía sarna e infección en los riñones.

Pero el cuidado y sobre todo el amor, tienen su recompensa.

Fuente: letsadopinternational

Oscar y su madre Helena se recuperaron y hoy gozan de buena salud y viven una vida feliz con la familia que los adoptó.

Mira el cambio en estos perros que volvieron a vivir, gracias a la dedicación de los veterinarios y a la solidaridad de quienes se apiadan del sufrimiento de los animales.

Fuente: Viktor Larkhill

¡Dios los bendiga!